Rebeldia

“Desobedecer para ser creativos”, Jacobo Silva.

Rebeldía, grita el grano en el surco al agrietar la tierra para recibir los rayos del sol”, es una frase escrita por Ricardo Flores Magón en el texto El derecho de rebelión (1910), que Pablo utilizó para bautizar su ópera prima, la cual se exhibió el viernes pasado en el Cinema Instituto Francés de América Latina (IFAL), y que desde mi particular punto de vista conviene pensar como una provocación, como un espacio de discusión en el cual convergen diferentes rompimientos sobre enunciados aparentemente establecidos.

 

Rebeldía, es un documental de 80 minutos dirigido por Pablo Ramos y producido por Sara Escobar (Dospasosabajo), que visualiza de manera “formal” la historia del exguerrillero Jacobo Silva. Sin embargo, son los despliegues informales y sumamente artísticos y técnicos, los que a mi entender le dan una fuerza única a este trabajo.

 

Hace unos días, Pablo compartía conmigo en la azotea desde la cual transmitimos la barra programática de INCUDESO Radio, que Rebeldía es una analogía de las transformaciones imprevistas de la vida misma. Que es un trabajo de seis años de investigación que enfrentó la problemática de acceder a material de archivo, de solvencia económica, de gestión de emociones y sentimientos, pero principalmente, de visualizar oportunamente una memoria no contada porque no participa de los intereses de un Estado represor.

 

Para mí, Rebeldía es una ruptura en la percepción improductiva de los grupos guerrilleros. Es un trabajo generoso con los tiempos de investigación, que, en ese sentido, cuestiona las investigaciones modernas que promueven los productos express. Rebeldía es solidaridad e interés por las historias de los héroes incómodos. Es también una incisión de la cual emergen apuntes sobre el valor de la memoria, el poder fáctico de los medios o las disonancias respecto a las exhibiciones cinematográficas hechas en México.

 

Finalmente, durante la sesión de preguntas, Jacobo aventó dos frases cuyo eco aún resuena en mi cabeza, “Desobedecer para ser creativo” y “Fui juzgado por el delito de rebeldía”. Y es que debo decirlo, esta combinación de palabras en voz de Jacobo se legitiman, se envuelven con credibilidad.

 

Una vez lo digo, deseo que Sara, Pablo, Octavio, Oswaldo, Paola, Nayeli y Paulina, continúen materializando sus sueños para que otras y otros nutramos los nuestros.

 

Referencias

 

El activista (2012) El derecho de rebelión. Recuperado de https://elactivista.espivblogs.net/2012/03/12/el-derecho-de-rebelion-por-ricardo-flores-magon/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *