¿Qué es el paisaje? ¿Sirve para algo?

Paisaje efímero. Representación del Viacrucis en Coatepec barrio alto, Cdmx.

Paisaje efímero. Policías custodiando zona de operativo contra narcomenudeo, Tepito, Cdmx.

Al escuchar la palabra paisaje, ¿qué pensamiento es el primero que viene a tu mente? Algún prado delimitado por conjuntos de árboles, montañas al fondo y un cielo azul prístino, quizás, o alguna evocación de los momentos felices en algún lugar o circunstancia que haga volver a sentir esas emociones.

Y justo, de esas evocaciones o admiración hacia cierto lugar, viene una de las características de la definición de lo qué es el paisaje.

Sin embargo, primero es preciso ver las definiciones de distintas disciplinas, ya que cada una define el paisaje de acuerdo a su interés de estudio; porque no es mismo concepto para la geografía, la pintura, la arquitectura o la biología.

En el caso de este texto, mi formación como arquitecto paisajista más la fotografía, amalgama un nuevo concepto personal.

El volcán Xinantecatl o Nevado de Toluca. La impresión de ver esta formación geológica en un estado de nieve, y que culturalmente conforma la psicología del habitante de la zona de Toluca y alrededores.

Definición de paisaje

El Diccionario de la Real Academia Española lo define de esta manera:

Del fr. paysage, der. de pays “territorio rural”, “país”.

  1. Parte de un territorio que puede ser observada desde un determinado lugar.
  2. Espacio natural admirable por su aspecto artístico.
  3. Pintura o dibujo que representa un paisaje (espacio naturaladmirable). (Diccionario Real Academia Española). 

Partiendo de estos conceptos, se desprenden tres claves principales:

  1. Es un territorio o lugar.
  2. Tiene que ser observado por un espectador.
  3. Estética o la belleza que transmite.

Técnicamente en la historia del arte, el concepto surge por una nueva corriente pictórica surgida en Netherlands o Países Bajos, en el siglo XVII, con el nombre delandtschap, -etimología que proviene de las lenguas germánicas-, en el que el tema principal de esta tendencia artística era la de plasmar la belleza del lugar, como objeto en sí mismo. No como un escenario secundario, sino como el elemento principal por su belleza estética. (Maderuelo).

En la cultura latina, la palabra proviene del francés paysage, derivada de la palabra pays, que significa territorio o país, y que era el concepto para definir “los bellos pedazos de países”, cuando se comenzaban a conformar los estados naciones modernos. Eran territorios con los que las poblaciones o regiones se identificaban social y culturalmente. (Larrucea).

Con estas definiciones, el concepto comienza a tener forma y sentido, ya que, primero, relaciona belleza o admiración, segundo, pertenencia a ese lugar.

Contemplación para entender el paisaje

La comprensión de esas cualidades específicas de cada lugar o el llamado genius loci -lo que le otorga la característica e identidad a cada sitio- “son los elementos que lo componen, su disposición, formas, escalas y parámetros difíciles de describir, cuantificar y clasificar. Esta complejidad de combinaciones hace que la cantidad de información sea tal que la percepción se realiza con la intuición y las sensaciones”. (Norberg-Schulz)

Con esta idea de la contemplación, a través de erra bundear o caminar sin sentido fue lo que propició en el ser humano entender el territorio que exploraba y posteriormente ocupaba para diferenciarlos unos de otros, por sus características propias. “El hombre poseía una manera simbólica con la cual transformar el paisaje. Esta manera era el andar.  A través del andar el hombre comenzó a construir el paisaje natural que lo rodeaba”. (Careri). Para este teórico de la arquitectura, el paisaje es un acto de transformación simbólica, y no solo física del espacio.

Como lo mencionan estos autores, el paisaje es una construcción del pensamiento, que tiene que ser racionalizado y percibido con los sentidos, para darle un significado personal o colectivo.

Como ejemplos, para los habitantes del Mediterráneo, aunque sean de diferentes países, el común denominador es el paisaje, el clima, el mar; elementos que conjugan un ecosistema general. O los habitantes de los Alpes, comparten similitudes físicas y sentimentales, como la topografía, la orografía, el clima o la forma de vida montañesa.

Los elementos abióticos -que nos son seres vivos, pero están inmersos en la naturaleza- como las montañas, los ríos, lagos, el océano, son límites geográficos que separan territorios físicos, pero también culturales y sociales.

No solo los lugares naturales son paisajes, también existen los urbanos, los mixtos (naturales y urbanos), culturales (que los definen las actividades propias del hombre), y en el caso del fotoperiodismo, como lo definí, los paisajes efímeros (que son un momento plasmado en una foto).

Las sensuales formas de las dunas de Chachalas en Veracruz, rememoran a las líneas de una mujer.

¿Sirve para algo el paisaje?

A manera de conclusión, el paisaje es una construcción del pensamiento que se estructura por medio de distintos elementos: un territorio, un espectador (o conjunto de personas), una racionalización de la idea, ya que para una persona no significará lo mismo que para otra, y finalmente la apropiación simbólica para darle ese significado al lugar.

¿Recuerdas algún lugar que te haya dado esa impresión de orgullo, pertenencia, o admiración? La próxima vez que salgas a la calle, observa los distintos elementos que componen el medio donde estás y velo como si fuera la primera vez. ¿Qué sorpresas encontrarás?

Por: Jefté Eduardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *