¿Qué es el FoMO?

Como si de un relato bíblico fundacional se tratara, la historia de la apoteósica tecnología análoga y digital tendría su máximo punto de iluminación con la aparición casi milagrosa de internet. Herramienta que nos permite estar conectados unos con otros y que nos da la “libertad” de ser quien nos dé la gana en este basto universo.

Como si de un relato bíblico fundacional se tratara, la historia de la apoteósica tecnología análoga y digital tendría su máximo punto de iluminación con la aparición casi milagrosa de internet, herramienta que nos permite estar conectados unos con otros y que nos da la “libertad” de ser quien nos dé la gana en este basto universo.

Sin embargo, la tecnología en si misma atrajo nuevos problemas, y con la llegada de los teléfonos inteligentes y la explosión de las redes sociales, el ser humano cruzó el umbral de aquello que se consideraba íntimo. Es decir, lo que antes era un ejercicio de privacidad se convirtió rápidamente en un escaparate de millones de seres humanos.

Y es así como surge el FoMO…

FoMO, son las siglas en inglés de fear of missing out, que se traduce al español como el “miedo a perderse algo”. Es la descripción de una nueva forma de ansiedad surgida tras la popularización de los teléfonos inteligentes, las redes sociales y de una necesidad compulsiva de estar siempre en línea.

Según estadísticas, el 56% de las personas que utilizan alguna red social, sufren en mayor o menor medida esta ansiedad por  no perderse ningún tipo de evento importante. Se podría decir que el FoMo, es un tipo de miedo moderno ante la exclusión.

Esto se podría explicar en un ejemplo simple: Un par de amigos muy cercanos a ti lograron asistir a un concierto de tu banda favorita, o lograron encontrar boletos para la última película de estreno, sin embargo tú, por alguna razón, no pudiste ir. Al ver las fotos o los estados de tus amigos, se genera este sentimiento de haber sido excluido de tal evento, haciéndote pensar que tal vez tu vida no es tan interesante como la de los demás.

Este pensamiento puede traer consigo: estrés, insomnio, problemas para dormir, distracción y en los casos muy extremos depresión.

Consejos para evitar o disminuir el FOMO

-No te compares. La vida de los demás no es una maravilla, la tuya no está tan mal.

-Reflexiona. Lo que lees en las redes no refleja lo que sucede afuera. Además, no es posible para nadie conocer de todo durante todo el tiempo; sin tomar en cuenta de que no estás obligada u obligado a hacerlo. Finalmente, no importa estar o no estar, si es importante para tu vida, la vida te lo dirá.

-Desconéctate. No está mal olvidarse del teléfono o de la computadora de vez en cuando.

A veces, tus compañeros, amigos y familiares necesitan más un momento de tu voz que páginas llenas de emojis.

Tú también necesitas a veces, respirar el aire, caminar nuevas calles, que te jale la corre de tu perro, montar una bici, subir un cerro, salir de la ciudad, comer y hasta cocinar algo diferente, tomar una clase nueva, etc.

Por: Anuar Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *