Norberto Ronquillo y el estudiante en México

El cuerpo del estudiante Norberto Ronquillo fue hallado sin vida el lunes 10 de junio en la Alcaldía Xochimilco, junto a él se encuentra el final de una historia que se siguió durante la ultima semana, una historia que pareciera se repite sin ningún freno en nuestro país, la del estudiante y la impunidad.

Es oportuno traer a nuestra mente el 68, traer a los 43, son números, las estadísticas duras que se posicionan, se arraigan y se olvidan, esos números que con en paso de los días, ya no faltan, ya suman, se nos olvida que aquellos números son también personas, que como nosotros tenían errores, pero también y en mayoría aciertos.

Con el 68 nos dimos cuenta de cómo el Estado es capaz de agredir y reprimir a sus estudiantes, que no le importamos, con los 43 nos dimos cuenta que además del Estado, el Poder Judicial y el narcotráfico son más poderoso que un estudiante y con Norberto nos damos cuenta de algo peor, dejando los poderes a un lado, a la sociedad, esa que en las universidades se dicta hay que mejorar, tampoco le importamos.

Qué seguimos la noticia mientras paso, si, qué sabemos y nos enteramos a manera de chisme quién, y óomo se dieron los acontecimientos de los estudiantes agredidos, secuestrados, apuñalados y asesinados, también, habría que preguntarnos, ¿con eso basta?, ¿basta con cuidar de tu hijo?, ¿basta con cuidar de tu novia o novio? Somos una sociedad individualista donde no pasa nada ¿queremos seguir así?

Con Norberto Ronquillo no sólo la posibilidad de una graduación, se va la “seguridad” de los estudiantes en la Ciudad de México, esa distancia imaginaria entre eso que pasaba en el interior, pero no en la ciudad, no lo secuestraron solo a él, secuestraron a una sociedad que no hace nada para liberarse, una sociedad que es quizá mas nociva que su propio estado, una sociedad tapada de ojos y atada de manos por nosotros mismos, y ¿qué vamos a hacer?

Por lo pronto propongo seguir el consejo del músico David Bowie, “Podemos golpearles, solo por un día. Podemos ser héroes, solo por un día”.

Por: Isaias Espinosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *